¡Un cristiano, un rosario!

¿Dijisteis… aniversario?

A todos nosotros nos gustan los aniversarios. Prueba es que los preparamos con mucho tiempo por adelantado y nunca queremos descuidarlos. Mirad, en nuestra Orden, vuestro jubileo, queridas hermanas Monjas, que celebramos el año pasado: se convirtió en pretexto -el excelente pretexto- para acordarnos, de todos esos largos años que nos separan de los 800 años de fundación de la Orden de Predicadores, de eso que hace lo especifico de nuestra vocación dominicana, de eso que nos hace vivir, de eso que nuestra bella familia posee como propio.

Hay muchas maneras de celebrar un aniversario. A menudo, es la ocasión de examinar el pasado, de quitar el polvo de las fotos que sufren el paso de los años.
Ahora bien, un aniversario no es añadir un número a otro número. Tampoco es contar las arrugas que se han añadido en estos años suplementarios. No es mirar hacia atrás con un suspiro diciéndose que cualquier tiempo pasado fue mejor… porque no necesariamente es verdad.

Un Aniversario Mariano

Desde los últimos 7 años estoy viviendo en Toulouse. Un acontecimiento que celebramos este año me impresionó particularmente: se trata del 150 aniversario de las apariciones de NUESTRA SEÑORA a Bernardita en Lourdes. Nuestro convento esta a menos de dos horas de la cuidad mariana con una atención muy especial nosotros seguimos las celebraciones de este gran jubileo .

LOURDES , desde el comienzo de este año está siempre lleno. El 11 de febrero, día aniversario de la primera aparición, decenas de miles de peregrinos caminaron con dirección a la Gruta de Massabielle. Los hermanos dominicos de una pequeña decena de Provincias de nuestra Orden estaban presentes ¿qué pueden ellos venir a buscar en esta Gruta?
Ellos venían, contentos, a celebrar un aniversario, sin duda alguna. Damos gracias a DIOS por habernos dado a MARÍA. Damos gracias a MARÍA de haberse dignado venir al pie de estas montañas hacia sus hijos para llevarlos a DIOS. No se trata solamente de mirar hacia atrás sino sobre todo de avanzar con MARÍA . Ir a JESÚS POR MARÍA.
Y es ahí que este aniversario toma toda su fuerza; nosotros estábamos al borde del Gave, acordándonos de esta pequeña Bernardita que atravesaba la corriente helada ese 11 de Febrero de 1958. Ella se descalza y escucha una ráfaga de viento. Sin embargo, los árboles no se movían…es entonces que ella ve una bella Señora. Y ella se sobrecoge de temor. ¿Qué hace entonces nuestra pequeña Lourdesana? Lleva instintivamente su mano a su bolsillo y coge su rosario. Es un reflejo. El rosario es el anti-miedo.

El Rosario, el anti-miedo

Nuestras sociedades están profundamente marcadas por el miedo. La despreocupación de quienes a veces prueban disimular difícilmente un verdadero terror frente a la muerte que uno no quiere más ver ni nombrar, frente al sufrimiento que uno no quiere más afrontar. Con todo, particularmente en el mundo occidental, los ataques incesantes contra la familia y la vida, el tejido social se fragiliza y los jóvenes no hacen frente con serenidad al futuro. El miedo parece guiar el mundo: miedo de sí mismo, miedo de los otros, miedo al diablo, miedo del futuro , igualmente a veces miedo de DIOS.

Entonces vamos a aprovecharnos de esos aniversarios, aquel de las apariciones de la SANTA VIRGEN MARÍA en LOURDES y aquel de nuestra Orden, para ver a esta pequeña santa, la más pequeña que Dios ha podido encontrar. Y nosotros vamos a sacar de su ejemplo la conducta a seguir. Aquello podría resumirse en cuatro palabras: ¡Un cristiano, un rosario! Cada cristiano debe tener un rosario en su bolsillo para poderlo coger cuando esté bajo el dominio del miedo. Eso es lo que hace Bernardita. ¿Por qué nosotros no?
Si el rosario destierra el miedo, no es porque se trata de un hechizo o de un amuleto, sino porque es un vínculo que nos une al buen Dios. Es una dulce cadena que nos guarda en las manos de la Virgen María, ella que nos rodea con su dulce solicitud. María tuvo muchas razones para tener miedo pero ella no tuvo miedo, porque ella vivió el Evangelio en plenitud. Miaría sabe bien que el amor verdadero expulsa el miedo y es más fuerte que la muerte.

¡Un cristiano, un rosario!

Una convicción nació al borde del Gave, frente a la Gruta de Massabielle, el 11 de febrero del 2008: es necesario dar a todo cristiano este objeto para que le permita vivir esta oración que tanto agrada a nuestra Señora. Además, ¿no apareció ella con un rosario en Fátima y en Lourdes?
Esta convicción ha sido reforzada hace algunos días, durante una estancia en Tierra Santa, la tierra del rosario. Una tierra donde el miedo hace que se levanten muros infranqueables, muros de cemento, muros de odio y de incomprensión. Muros que encierran los corazones en el deseo de venganza.
Fue el encuentro de dos proyectos. Aquel de un hermano que deseaba poner en las manos - y en el corazón - de cada cristiano esta oración que fue confiada a Nuestra Orden, y aquel de las hermanas Dominicas Internacionales que compraron más de 200 mil rosarios y que circulan por el mundo, para que vivan los cristianos de Tierra Santa.

Encuentro de dos proyectos.
Encuentro de dos sueños.
Es todo lo que confiamos a vuestra oración queridas hermanas monjas.

Rezad para que estos proyectos maduren, y esos sueños crezcan… y nosotros les diremos más el otoño próximo.
Rezad para que la oración del Santo Rosario sea siempre más conocida y amada…, empezando por nuestros monasterios.
¡Rezad para que vivan esos cristianos, en la tierra del Rosario, la tierra de Cristo y de María!

 

Category:
Español