El Rosario en los Emiratos árabes unidos

La Visitación
Capilla de la Hermanas del Rosario en Sarja

 

¡Qué cambio de decorado para esta cuarta etapa de la expedición asiática del Promotor general del Rosario! Estamos en los Emiratos árabes unidos, en el Golfo pérsico. ¿Podemos decir que todavía estamos en Asia?

De todas formas por razones de desplazamiento, los Emiratos habían sido escogidos por su situación relativamente central. Al regreso de Extremo-Oriente, era posible pararse allí del 29 al 31 de octubre… pero no había dominicos en ese sector. Sin embargo, fray Jean-Marie Mérigoux, OP, del convento de Marsella en Francia, me aconsejó esta parada. Había que aprovechar para hacer una visita a las Hermanas del Rosario que él había conocido muy bien cuando estaba en Oriente. Su fundadora, santa Marie-Alphonsine Ghattas, que precisamente fue canonizada el 17 de mayo del 2015 en Roma, por el papa Francisco.

¡Qué visita tan extraordinaria! La acogida ha sido realmente fraterna, tanto en Sarja como en Abu Dabi, dos emiratos donde las hermanas tienen escuelas. Es así como tienen una presencia cristiana discreta en un ambiente muy particular, donde el islam es la religión de estado y aproximadamente cerca del 90% de la población es extranjera.

Si no son dominicas, las Hermanas del Rosario están cercanas a la Orden. Han guardado bellas relaciones con ciertos hermanos y esto desde su fundación. Vienen todas del mundo árabe y, en los Emiratos, son sobretodo originarias de Jordania.

En el Golfo pérsico, al pie de las torres inmensas que rivalizan entre ellas para llegar al cielo y atraen a los visitantes del mundo entero, estas hermanas son, de cierta forma, ¡las guardianas del Rosario!

Gracias a ellas, lo que no debía ser más que una etapa se convirtió en una visita fraterna. ¡Recemos por ellas!

Burj Khalifa – 828 metros
La torre más alta del mundo que domina la ciudad de Dubái



Fr. Louis-Marie ARIÑO-DURAND, OP

Promotor General del Rosario

Category:
Español