“No temamos seguir a Jesús”

Editorial - Mayo 2016 - Nº 409

Tema del año 2015-2016:
“Permaneced en mi amor” (Jn. 15, 9)

 

En los 5 continentes, hombres, mujeres y niños son obligados a abandonar su tierra.
Ya no tienen nada… Han sido saqueados, perseguidos, torturados, están hambrientos, humillados, sin techo y sin recursos. Su desolación es tan grande… y las barreras con las que se topan son insuperables. ¿Qué pueden hacer? Desarraigados, eligen marchar hacia algo desconocido que ellos esperan habitable.
Entonces, para nosotros, que somos cristianos u hombres de buena voluntad, se plantea la siguiente pregunta: ¿cómo podemos ayudarles material, moral y espiritualmente? ¿Cómo vamos a cuidar sus heridas de desesperanza? Seamos inventivos en nuestras iniciativas, según nuestros talentos y nuestras posibilidades. No se trata de compararse unos a otros en la ayuda que aportamos a cuenta… Puede ser una sonrisa, un apretón de manos, una escucha o un servicio, o una oración, una limosna, un techo, o por ejemplo acoger a una familia de migrantes en una parroquia o una fraternidad religiosa, etc.

¿Acaso no dijo Jesús: “Lo que hicisteis al más pequeño de los míos, a mí me lo hicisteis”? (Mt 25, 40). Recordemos que el extranjero, el pobre, el migrante, con el mismo derecho que nosotros mismos, son hermanos y hermanas, amigos de Jesucristo.
Es en el encuentro personal con Cristo como el cristiano encuentra la fuente de la acción evangelizadora y de una alegría comunicativa y reconfortante (Papa Francisco)

Hemos de construir todos juntos un camino de humanidad, trabajando creando una solidaridad universal. La mundialización de las finanzas destruye a algunos de nosotros. La violencia entre las personas provoca el caos, mientras que la apertura al otro y la dulzura traen la paz. Solo la dignidad restaurada de cada ser humano puede construir un mundo de fraternidad, en que se puede vivir bien. Entonces, del miedo y de la sospecha que sentimos en los que creemos desconocidos, nacerá una confianza en el otro.
Sigamos a nuestro amigo Jesús y a María, nuestra Madre, que nos indica el camino de su Hijo.
En este mes de mayo, recemos los misterios del Rosario para sembrar el amor en el mundo.

 

Thérèse Turlan Delannoy
Coordinadora internacional


Editorial - Junio 2016 - Nº 410

 

Équipes du Rosaire International
11 rue du Bois de la Chaînée
F-37530 SAINT OUEN LES VIGNES
FRANCIA
Équipes International

Category:
Español