Encuentro con... el Padre Vérnor ROJAS, OP

Entrevista con el Padre Vérnor ROJAS, OP, sobre la Dolorosa en San José de Costa Rica por Fr. Bernardino RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, OP, de la Provincia dominicana de San Vicente Ferrer en Centroamérica

P. Bernardino:
Padre Vérnor, contamos con tu experiencia como Prior de ese convento y miembro de esa Comunidad durante muchos años. Además, como Cronista oficial de nuestra provincia de San Vicente Ferrer, puedes hablar con mayor conocimiento de causa.
Te queremos hacer unas preguntitas: ¿Cómo sigue esa piedad popular del Rosario en la Iglesia de la Dolorosa? ¿Conserva el antiguo esplendor? ¿Siguen radiando diariamente el Rosario por la emisora católica Radio FIDES? ¿Queda algo de la antigua Cofradía del Rosario?

P. Vérnor:
Mira, Bernardino, he comprobado últimamente cierta frialdad frente a esta costumbre de radiar esta plegaria a todo el país, a través del rezo de esta plegaria mariana junto con el pueblo y una predicación constante, vigente durante muchos años. Es cierto que ahora ya no es una celebración autónoma, sino que se hace antes de la misa vespertina, radiando también la misa y la predicación dentro de ella.

P. Bernardino:
Pero ¿logró conservarse esta devoción tradicional con su fecunda irradiación nacional? Porque no cabe duda que la Iglesia de la Dolorosa siempre fue uno de los centros principales del culto popular y litúrgico.

P. Vérnor:
Prácticamente, la antigua Cofradía del Rosario se ha ido apagando. Sólo quedan las dos procesiones marianas de los primeros domingos de mayo y de octubre, junto con ese rezo diario del Rosario, que logra tener gran influjo popular mediante la radio católica; aunque, a nivel de la Comunidad parroquial, ha quedado muy reducida su participación dentro de la Iglesia.

P. Bernardino:
Con relación a su identidad como medio de evangelización, siguiendo el ejemplo de Santo Domingo y los grandes misioneros de la historia, ¿se mantiene algo de su gran impulso evangelizador?

P. Vérnor:
Ya casi no queda nada de aquel impulso evangelizador mediante el Rosario. Quizá ese camino de meditar el misterio de Cristo al alcance del pueblo sencillo, siguiendo el ejemplo del Salvador y la luz de su mensaje, ha quedado en manos de los nuevos movimientos de Iglesia y de las pequeñas comunidades parroquiales, a raíz sobre todo del Vaticano II.

P. Bernardino:
Pero ya vemos cómo el Papa Juan Pablo II, en su Carta Apostólica sobre los nuevos misterios luminosos del Rosario, ha puesto de nuevo sobre el tapete esa fuerza evangelizadora del Rosario, incluyéndola en el proyecto de la nueva evangelización.

Tanto el Padre Vérnor, como un servidor, deseamos que los nuevos métodos evangelizadores- signos del impulso del Espíritu Santo sobre su Iglesia y sobre el mundo- no opaquen, sino que se armonicen con los antiguos valores evangélicos. Podemos adaptarnos a los nuevos tiempos, pero esa vivencia de nuestra tradición dominicana, al estilo del Evangelio a quien sirve, nunca pase de moda en nuestros medios de apostolado y evangelización.

Category:
Spanish